Depresión Post Parto (DPP) 

 

¿ Qué es ?

 

Identificarla no es fácil, pero si estás triste, tienes ganas de llorar, te sientes desbordada por la nueva situación, no consigues dormir incluso cuando tu bebé duerme, te sientes sin ánimo ni fuerzas para llevar a cabo las tareas que supone el cuidado de tu bebé, te cuesta conectar con él…. quizás estás iniciando una depresión post parto. 

 

 > Es posible que te cueste reconocerte a ti misma en la experiencia que estás viviendo, debido a las expectativas que  solemos tener sobre la maternidad como una época idílica y feliz.

 

A muchas mujeres les cuesta admitir estos sentimientos y está situación ya que les ocurre que, después de tener un hijo, en lugar de sentirse plenas y radiantes se sienten cansadas, su estado de ánimo decae, experimentan sentimientos de tristeza y depresión. Ello es perfectamente normal debido la nueva situación en la que se ven inmersas.

 

Por un lado, la carencia de sueño que conlleva cuidar a un recién nacido incide directamente en sus reacciones emocionales, reduciendo el estado de ánimo y la capacidad de manejo del enfado, ansiedad, etc. Por otro lado, de un día para otro, se encuentran ante una situación totalmente desconocida que implica mayor responsabilidad y ante la que no saben cómo actuar por falta de experiencia.

 

Durante muchos años, las abuelas atendían a las nuevas madres y les transmitían sus conocimientos, además de prestarles un gran apoyo emocional. Hoy en día, las cosas han cambiado y la vida ajetreada que todos llevamos hace más difícil disponer del tiempo y la serenidad necesarios para dedicarlos a esto, por lo que las madres suelen contar con menor ayuda y apoyo.

 

Asimismo, otro motivo de este posible bajo estado de ánimo de la recién estrenada madre es que el nacimiento del bebé suele exigir el abandono o la reducción de fuentes habituales de gratificación (trabajo, vida social, ejercicio físico, ocio y tiempo en pareja) que suelen ser los mejores antidepresivos naturales.

 

 

CLAVES PARA EVITAR Y TRATAR LA DPP:

 

1- DELEGA Y DESCANSA: Disponer de apoyo que te permita delegar algunas de las tareas así como poder dormir lo suficiente es una pieza clave en la mejoría.

 

2- MÍMATE Y DISTRÁETE: Tener un hijo no debería suponer renunciar a otras cosas que son necesarias  para tu salud física y mental. Resérvate tiempo para disfrutar de alguna actividad que encuentres placentera. Tu hijo y tu relación con él mejorará.

 

3- MUÉVETE: Al movernos nuestro cerebro produce endorfinas, que levantan el ánimo, producen sensación de bienestar, relajación, nos ayudan a dormir... , trata de salir a pasear a tu bebé a un ritmo ligero al menos durante 20 minutos al día. La luz del sol también ha demostrado funcionar como antidepresivo.

 

4- QUEDA CON GENTE: El contacto social es otra forma estupenda de recargar las pilas emocionales. Escápate a tomar un café, invita a gente de confianza a hacerte una visita o a acompañarte a pasear, incorpora cualquier actividad en la que estés en contacto con otras madres: grupos de lactancia, gimnasia para bebés, masaje infantil...

 

 

      Si con estos consejos no consigues mejorar: PIDE AYUDA 

 

La terapia psicológica ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento de la depresión postparto.

 

Puede ofrecerte diversas herramientas con las que afrontar este momento, aprendiendo a manejar tus emociones negativas, recobrar el control sobre la situación y disfrutar de ella.

 

Como siempre en MySalus queremos que el momento más feliz de tu vida, 

 

¡Realmente lo sea!

 

Para ello hemos incorporado un nuevo servicio Mami Coach ofrecido por el Gabinete CARMEN SERRAT-VALERA PSICOLOGÍA cuya amplia experiencia y reconocido prestigio en temas de familia, pareja y maternidad se unen a nuestro equipo para ayudarte.

Artículo escrito por Violeta Balmaseda Psicóloga del Gabinete Carmen Serrat-Valera

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Angeles Hinojosa (miércoles, 01 abril 2015 10:54)

    Gracias por el artículo.
    Si me permitís, me gustaría recalcar, que creo que obvia la principal causa de la depresión post- parto, que es la separación entre madre e hijo en el momento del nacimiento. Esa separación tiene (entre otras) unas consecuencias irreparables inmediatas de incapacidad para el cuidado de la cría, que es lo denominamos depresión y para la relación posterior (y para siempre) entre madre e hijo

  • #2

    MySalus (jueves, 16 abril 2015 12:23)

    Son evidentes los beneficios que aporta el piel con piel nada más nacer. Estamos de acuerdo en que la separación inmediata de tu hijo en el postparto inmediato no es lo aconsejable, pero este hecho no conlleva a una DPP ni tiene consecuencias irreparables para el resto de su vida.
    En muchos casos ésta separación del neonato es irremediable por motivos médicos y no por ello deriva en una ausencia con el vínculo materno, ni un problema irremediable para establecer la lactancia materna. El ser humano tiene una gran capacidad de resilencia y de adaptación, por lo que es más útil fijarnos en factores influyentes que podemos modificar día a día y que favorecerán la relación con el bebé y nos ayudarán a salir de la DPP.