"Errores" frecuentes de padres primerizos

 

Ser padres primerizos es la experiencia más impresionante que puedes vivir en tu vida. Tendrás que aprender "sobre la marcha" a adaptarte a las nuevas situaciones, sentirás un sentido de la responsabilidad aumentado por 1000, experimentarás sensaciones que abarcan desde el amor y el cariño más absoluto a la desesperación, impotencia y desconcierto más grande.

 

Cuando nace un hijo comienza un aprendizaje que durará toda la vida y cada niño es diferente, al igual que será diferente con cada uno de tus hijos.

Por lo tanto, aunque sea fácil decirlo... ¡ Paciencia !

Podrás leer muchos libros y artículos, hablar con otros padres, ver cientos de vídeos y documentales, pero la realidad es que hasta que no tienes a tu hijo entre tus brazos no sabes lo que está por venir...

 

En este post hablaremos de los errores más frecuentes de los padres primerizos que encontramos diariamente en la consulta:

  • No salir de casa: a veces muchos padres no salen a dar paseos con sus bebés hasta pasados unos días ¡o semanas! desde el nacimiento. Puede existir una creencia errónea por la que los padres quieran proteger en exceso a los bebés. El paseo diario es una recomendación que hacemos el personal sanitario a los papás. Viene bien a la mamá el hecho de caminar y "airearse" y viene bien al bebé ya que podrá recibir múltiples estímulos, y además la claridad del sol le ayudará a sintetizar vitamina D. Por supuesto siempre respetando las horas extremas de temperatura tanto de frío cómo de calor.
  • ¡Hacer caso a todo el mundo!: cuando nace un bebé recibes consejos y opiniones de todo el mundo, muchas veces estos se contradicen, lo que provoca inseguridades y no saber que hacer. ¡ No hagas caso a todo el mundo y haz caso a tu instinto!, es importante que los padres poco a poco vayan conociendo a su hijo y ganando confianza en su capacidad de criar a su bebé. Las personas encargadas de dar consejos sanitarios son las matronas, pediatras y enfermeras.

 

  • Desesperarnos cuando nuestro bebé llora: muchas veces los padres asocian el llanto del bebé con el sufrimiento y el dolor, y es importante que sepamos que no siempre es así. La única forma en la que los bebés comunican que están incómodos es mediante el llanto. Es fundamental mantener la calma durante los momentos de lloro, para empezar a descartar las causas posibles por las que el bebé llora: pañal sucio, calor, frío, hambre, dolor de tripa, aburrimiento, etc. Con el tiempo los padres serán capaces de entender los diferentes llantos que tiene su hijo, y descifrarlos muy rápidamente para cubrir la demanda del bebé. Insistimos en la gran dosis de paciencia que hay que tener. Alternar el cuidador cuando ya no podamos más, la familia o personal profesional, suele ser de gran ayuda para poder descansar y relajarnos. De poco ( o nada ) sirve el paseo por la calle a las 3 a.m o coger el coche a esas mismas horas para intentar calmar al bebé si nuestro estado de ánimo es de intranquilidad y estrés.

 

  • Acertar con la ropa del bebé: durante el embarazo será inevitable que compres algún capricho monísimo y que recibas ropa heredada de familiares o amigas, que siempre viene muy bien... La guía de tallas es un verdadero lío, cada marca tiene su talla así que para evitar sustos es mejor comprar una talla más grande que pequeña, le durará más tiempo y no quedará guardada en un cajón practicamente nueva ( tal y como ocurre con la ropita de 0 a 6 meses).

 

  • Comprar cientos de artilugios o cachivaches: seguro que en la farmacia de tu barrio, en el centro comercial, en casa de tu cuñada o mejor amiga está invadida por cacharros y utensilios (más o menos útiles). Sentirás la necesidad de tenerlos TODOS.... ¡ STOP ! a no ser que vivas en una mansión o te sobre mucho muchísimo el dinero, ¡Compra con cabeza! adapta lo que vas a comprar a tus necesidades reales y valora cuántas veces lo vas a utilizar y durante cuánto tiempo...

 

  • No disfrutar el momento: El estrés que genera cuidar los primeros días de nuestro bebé, puede hacer que nos perdamos este momento que es pura magia. Respira. Relájate. Convéncete de que todo va a salir bien y disfruta con lo que tienes en tus brazos. ¡Y más te vale disfrutarlo! porque como muchas cosas en la vida, esta etapa pasa volando y se va para no volver.

 

¿ Eres madre ? ¿ Qué consejo añadirías para los nuevos padres ?  ¿ Cuál fue tu mayor error ? 

 

Si te ha gustado... ¡ Comparte !

Escribir comentario

Comentarios: 0