¿ Mi Bebé está estreñido ?

 

Nada más nacer el bebé lo primero que hacemos los padres es querer medir todo lo que hace. ¿Cuánto ha comido?¿ Cuánto ha dormido? ¿ Cuántos pañales ha mojado? y por supuesto.... ¿ha hecho caca hoy?

 

Una vez eliminado el meconio, esa primera deposición verde oscura viscosa y ¡pegadiza!, el ritmo y la consistencia de deposiciones de los recién nacidos varía enormemente.

 

Por efecto del reflejo gastro-cólico, muchos lactantes hacen caca tras cada ingesta (unas 6 a 8 veces al día) mientras que en otros bebés, la frecuencia puede ser de sólo 1 a 3 deposiciones semanales estando perfectamente sanos. 

 

También la ingesta de leche materna o artificial puede influir. Los bebés alimentados con lactancia materna presentan un mayor número de deposiciones al día, mientras que en los alimentados con lactancia artificial puede aumentar ligeramente la consistencia de las heces. 

 

 

  • ¿Cómo saber cuando mi bebé está estreñido?

 La clave no es la frecuencia con la que realiza la deposición sino la consistencia y la presencia de dolor al hacerlas. Es decir, mientras las deposiciones sean blandas y sin dolor, no habría qué preocuparse cada cuanto tiempo sea la deposición.

 

  • ¿Pero yo noto que mi bebé hace fuerza y se pone rojo cada vez que hace caca, es eso estreñimiento?

Durante las primeras semanas -a veces meses- de vida, muchos lactantes padecen lo que los pediatras llamamos disquecia o "falso estreñimiento del lactante". El bebé aprieta con mucho esfuerzo pero sin coordinación, en vez de abrir el ano lo cierra, hasta que después de un buen rato apretando consigue eliminar la caca, que es blanda o líquida. Una situación transitoria producida por inmadurez del sistema digestivo que mejorará con los días. Pero no es estreñimiento. 

 

Los padres refieren : “cada vez que mi bebé realiza esfuerzo para hacer caca, pasa entre 10-20 minutos quejicoso, molesto, se pone rojo y finalmente, tras gran esfuerzo, expulsa algún pedete o heces blandas”. A pesar de ser un cuadro pasajero y benigno genera mucha ansiedad en los nuevos padres que recurren inmediatamente al pediatra buscando una solución. 

  

  • ¿Qué puedo hacer para ayudarle?

Al ser un proceso transitorio, y sin repercusión en la salud del niño, se recomienda mantener una actitud expectante las primeras semanas y ¡evitar el uso de laxantes o la estimulación anal!

 

Los masajes abdominales funcionan y alivian las molestias del bebé.  Ayudan a regular la motilidad intestinal y relajar las tensiones acumuladas a lo largo del día.

 

  • ¿Cuándo debo consultar a mi pediatra?

Más que por la frecuencia, son las características de las heces a lo que debemos prestar atención, y consultar en caso que las deposiciones sean:

 

- Duras

- Dolorosas

- Veamos hilos de sangre.

- No se aprecie mejoría a lo largo de unos 5-6 días.

 

 

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

 

Escribir comentario

Comentarios: 0